26 marzo 2014

sello azulejo portugués

Hace unos meses descubrí el mundo del carvado de sellos de goma y, cómo no, me dio una ráfaga. Un delirio por querer conseguir todos los materiales necesarios para llevar a cabo mis diseños. Y por otro lado empecé a buscar y recopilar diseños atractivos para estampar. Diseños que tuvieran algo que ver conmigo y mi historia.



Y ahí va el primero: el azulejo portugués. Durante el año que viví en Lisboa me apasionaron las fachadas portuguesas revestidas con azulejos de todos los colores y diseños, ninguna igual a otra.










Este sello de goma está diseñado con una geometría que representa la cuarta parte del diseño total. El diseño entero se consigue haciendo girar el sello un cuarto de vuelta en cada estampación. Además de que dependiendo de donde pongas el eje de rotación aparece una figura u otra.
¡Algo que a mi mente cuadriculada le encanta!


18 marzo 2014

la caja del amor

Encuadernación en acordeón-espiral con caja desplegable. Hecha como regalo de bodas para unos amigos.
Se trata de un álbum de fotos que recoge un año apasionado de relación que acabó en boda. La idea era que la caja saliera de una sola pieza de cartulina que se cerrara sobre ella misma. Son una pareja de amantes de la cultura dark y de Japón y quería que M y C se sintieran identificados con el objeto, de modo que la caja y el álbum fotográfico fueron tomando cuerpo de la siguiente manera:


El cierre de la caja tiene la forma del símbolo del yin y el yang, dos conceptos que según el taoismo exponen la dualidad de todo lo existente en el universo. Dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias, que se encuentran en todas las cosas.





El yin y el yang por separado son dos corazones que deben abrazarse para construir el símbolo del equilibrio dinámico por excelencia. Según esta idea, cada ser, objeto o pensamiento posee un complemento del que depende para su existencia y que a su vez existe dentro de él mismo.









Uno de los corazones es negro y el otro, por supuesto, rojo carmín (o rojo pasión, o rojo japón...). Pero los puntos de distinto color simbolizan la presencia de cada uno de los dos conceptos dentro del otro, ya que nada es completamente yin ni completamente yang.

Lo que acaba de sellar la entrada de la caja son unos palillos que refuerzan el toque oriental al que tan aficionados son C y M. 
A falta de katana buenos son unos palillos.







Para el toque gotico-romántico opté por un sencillo pero elegante encaje negro aplicado a las solapas interiores de la caja.






El acordeón permite colocar una foto en cada página y tiene forma de espiral para que una vez desplegado sea un mosaico de imágenes y así poder albergar una foto mayor construida con las cuatro paginas del centro.